lunes, 23 de marzo de 2015

Vasitos de mousse de queso azul y mermelada de pimiento

Ideales para preparar como aperitivo, entrante, picoteo... y sorprender tanto a los invitados como a los de casa!


¡Ya es primavera! O eso dice el calendario y un conocido centro comercial. Se supone que ya nos van apeteciendo platos más fresquitos, tenemos más ganas de salir al campo, ir de picnic, comer algo más ligero, poco a poco ir dejando de lado cocidos y potajes y usar cada vez menos el horno...

Se supone.


Si allí donde vivís, además de ser primavera lo parece (mi más sincera enhorabuena y mi más cochina envidia), estos vasitos os van a venir de maravilla para organizar una comida de picoteo fácil, rápida y sin necesidad de usar el horno o perder el tiempo en la cocina en lugar de en la calle disfrutando.

Si, como es mi caso, tenéis la "suerte" de vivir en el norte (ayyyy, qué verde y bonito está siempre todo), y sabéis que es primavera porque lo dice un anuncio de la tele o lo pone en vuestro calendario, estos vasitos os van a servir para disfrutarlos, para dejar a las visitas alucinadas y para preparar unos entrantes de picoteo dignos de un restaurante de pro. Porque oye, aunque haga mal tiempo, hay que seguir comiendo!


Y diréis: qué tía más exagerada con lo del norte y tal. Adjunto prueba:


Así estaba a las 10:30 de la mañana cuando he llegado de trabajar...¡con la bici!

Sólo espero que sea cierto eso de "Año de nieves, año de bienes", porque entonces este año va a ser brutal! ;)


Volviendo a la receta, me parece que ya os he dicho muchas veces (demasiadas quizá) que me encanta el queso. Soy adicta. Creo que casi todos los platos salados que cocino llevan queso en mayor o menor proporción. Me da igual que sea queso fresco, quesitos, tranchetes de plástico o el queso azul más fuerte y maloliente que se os pueda ocurrir. Me encanta. También lo uso mucho en repostería (no el azul  maloliente, claro).

Creo que lo mejor que podría hacer por mi economía doméstica sería poner aquí en el pueblo unas vacas y unas ovejas y autoabastecerme ;P


Así que en cuanto vi en Facebook la semana pasada una receta de vasitos de mousse de queso automáticamente pasó al número 1 de mi lista de pendientes y de prioridades vitales y para el finde ya la tenía hecha!

Es más, he hecho una segunda versión basándome en algo muy típico de la época de sidrerías o sagardotegis aquí en el País Vasco. Pero esa os la enseño en otra entrada...que como dijo Jack el Destripador: Vayamos por partes.


VASITOS DE MOUSSE DE QUESO AZUL Y MERMELADA DE PIMIENTO


Inspiración: esta receta del blog La Cuchara de mis Recetas.
Dificultad: para muy torpes.
Tiempo de preparación: 10 minutos.
Reposo: mínimo 2 horas.
Cantidad: 6 vasos de chupito.

Ingredientes


  • 100 g. de queso azul
  • 120 ml. de nata para cocinar
  • 2 hojas de gelatina
  • mermelada de pimiento (o la queráis que combine)


Preparación



1.- Ponemos a hidratar las hojas de gelatina en agua fría.

2.- En un cazo ponemos a calentar la nata junto con el queso troceado. A fuego medio, vamos removiendo hasta lograr que el queso se deshaga del todo y no queden grumos. No tiene que llegar a hervir.

3.- Retiramos del fuego y añadimos las hojas de gelatina escurridas. Batimos bien con las varillas manuales para que no nos queden grumos.

4.- Vertemos la mezcla en los vasitos y metemos en la nevera. Tiene que estar un mínimo de dos horas para que cuaje bien.

5.- A la hora de servir, ponemos por encima un poco de mermelada de pimiento.


Trucos / Consejos / Variaciones
  • el queso azul tiene un sabor muy fuerte y hay gente a la que no le gusta mucho. Con las proporciones que os he dado conserva el sabor a queso azul, pero no es fuerte. Si queréis que quede aún más suave, podéis reducir la cantidad de queso, manteniendo la de nata.
  • en lugar de mermelada de pimiento podéis usar cualquier otra que maride bien con el sabor del queso azul.
  • también podéis añadir nueces, que pegan muy bien con el sabor de este queso.
  • podéis servir los vasitos acompañados de colines o trocitos de pan.
  • probad a cambiar el tipo de queso para preparar diferentes canapés.

Espero que os haya gustado esta propuesta salada y os animéis a probarla. A mi suegro le gustó!! Y mira que no es muy expresivo él... ;) En breve os traeré otra versión de este aperitivo, pero con un toque muy de aquí. Mejor aún que estos!

Seguid disfrutando de esta primavera que no llega...¡algún día llegará!

Muás
Iratxe

lunes, 16 de marzo de 2015

Bizcochitos ligeros de té con especias (sin lácteos)




Pues sí, estos bizcochitos son ligeros porque no llevan  nada de materia grasa: ni aceite, ni mantequilla, ni margarina ni nada de nada. Únicamente la grasa que tienen los huevos.

Tampoco llevan lácteos, al no llevar mantequilla, ni leche ni nata.

Vamos, que si estáis ya pensando en la primavera y en la inminente operación bikini, con estos bizcochitos os podéis dar el gustazo y el capricho sin remordimientos.

lunes, 9 de marzo de 2015

Tarta mousse de naranja y mascarpone

Una fresquita y ligera tarta mousse de naranja y mascarpone que se preara muy fácil y sin horno ni nada raro!


Madre mía, más de un mes para publicar esta tarta! La hice el 1 de febrero para el cumple de mi abuela, pero no pudimos ir por el temporal de nieve y la tuve que congelar (era eso o comérnosla entre mi chico y yo). Al final la semana pasada ya pudimos ir y se reveló el enigma: ¿habría soportado la tarta el estar en el congelador? ¿O acabaríamos todos pasando la tarde en diálogos con el señor Roca?

Pues os puedo asegurar que la tarta sobrevivió a ser congelada y la familia sobrevivimos a comerla, así que prueba superada!!


lunes, 2 de marzo de 2015

Paté de zanahoria y nueces


¿Una receta salada? ¿Aquí? ¿Pero qué está pasando? ¿Tanta lluvia se le habrá ahogado el cerebro a la chiquilla?



Que noooooooooo, que estoy bien. No me pasa nada, ni tengo fiebre, ni me han salido escamas y branquias (aunque si sigue lloviendo así no creo que tarde mucho), ni me he puesto a dieta ni nada de nada.

Aunque os parezca increíble , yo también como cosas saladas. Hala, ¿cómo os habéis quedado? ;P Evidentemente no me alimento sólo de dulce, ojalá pudiera!! 

Aunque sí que es cierto que mi cocina salada es más bien "de batalla" o "de supervivencia". Vamos, que hay que comer algo y tampoco hay tiempo ni ganas de liarse, así que cualquier cosa que se prepare fácil y rápido y que alimente. Además, tengo la suerte que la mayoría de comidas las prepara mi chico y yo poco me tengo que preocupar. Sí, soy una chica con suerte ;p


Aún así, de vez en cuando o en ocasiones especiales me gusta preparar algo diferente, o más elaborado. Pero, sobre todo, soy vasca.

A un vasco no le puedes decir "a que no hay huevos..." porque entonces ya sabes que lo va a hacer. Pues bien, en mi caso no se me puede decir "pero tú de salado no haces así nada elaborado". Lo que para otra persona no sería nada en especial, para mí esas palabras, que provenían de lo que era un piropo (diciendo que en el tema dulces controlo y me lo curro un montón), fueron como un reto. 

¿Que yo de salado no hago nada elaborado? ¿Que es todo comida de batalla? Aiba la ostia!!


Ejem... Vale, sí, este plato tampoco es el summum de la elaboración en cuanto a platos salados. Pero es un plato salado, ¿no? Y no es el típico plato que haríamos para comer un martes entre ratos del curro, ¿no? Pues ya está.

Para un aperitivo, para sorprender a los invitados, para una cena diferente, para un pic-nic, para un bocata con otro aire... O para "dippear" con verduras crudas.

El término paté suele ir asociado a productos de origen animal, casi siempre de cerdo. Pero en sí es una palabra que se usa para denominar a una pasta untable. 


En este caso es un paté vegano, sin ningún componente de origen animal. Con lo cual, es apto también para los alérgicos al huevo, intolerantes a la lactosa y celíacos. Los únicos que no pueden tomarlo son los alérgicos a los frutos secos o si hay alguien por ahí que no pueda comer zanahorias. Además de ser apto para todo el mundo, es mucho más sano que los patés de origen animal, sin grasas y además, al ser casero, mil veces mejor que cualquier opción comprada en el supermercado.

En casa nos encantó, lo devoramos y ya estoy pensando en cuándo lo voy a volver a hacer. Más fácil imposible!


PATÉ DE ZANAHORIA Y NUECES

Inspiración: lo apunté una vez naufragando por internet...si alguien lo reconoce como suyo que me lo diga!
Dificultad: apto para todos los que sepan usar una batidora.
Tiempo de preparación: 25 minutos.

Ingredientes

  • 2 zanahorias grandes
  • 1 diente de ajo
  • 10 nueces peladas
  •  cucharadas de aceite de oliva
  • una pizca de sal

Preparación


1.- Pelamos y troceamos las zanahorias. Las cocemos en agua hirviendo hasta que estén bien blanditas (unos 20 minutos). Escurrimos  bien.

2.- Ponemos en el vaso de la batidora todos los ingredientes. Trituramos con la batidora hasta que logremos la consistencia deseada, es decir, una pasta sin grumos.

3.- Servimos acompañada de panecillos o con verduras crudas a modo de dip.



Trucos / Consejos / Variaciones

  • mejor esperar a que se enfríen un poco las zanahorias antes de batir todo, sobre todo si lo queréis tomar al momento.
  • lo podéis conservar en un bote hermético en la nevera un par de días. 
  • podéis probar a sustituir las nueces por algún otro fruto seco para darle otro toque de sabor.
  • usar sólo 1 diente de ajo! Porque le da bastante sabor.
  • con las cantidades indicadas sale tanto paté como el que veis en las fotos, lo justo para picar unas 4 personas.



Espero que os haya gustado este "intruso" salado en el blog, pero es que tenía que compartirlo con vosotros porque está demasiado bueno! Si os gustan este tipo de recetas sencillas de picotea y os pondré más, porque a mí me encantan y tengo unas cuantas por ahí para sorprender a las visitas.

No os preocupéis, que la próxima receta va a ser dulce ;)

Muás
Iratxe

domingo, 22 de febrero de 2015

Flan de bizcocho de chocolate exprés. El Asalta Blogs.

Y otro mes que llego por los pelos a publicar para el Asalta Blogs!!! Madre mía, yo no sé cómo lo hago pero soy la reina de la desorganización.

En la entrada anterior ya os comenté por qué me había estado 2 semanas sin publicar entre una cosa y otra. Aún así, yo estaba tranquila pensando "baaaaaaah, si aún estamos a mediados de mes! Todo controlado, soy la jefa".

Hostia! Si resulta que febrero tiene 28 días...¡y el último domingo de mes es ya este!

lunes, 16 de febrero de 2015

Cookies de aceite con palotes

Unas cookies...diferentes! Pero que no dejarán indiferente a nadie y que le encantarán a todo el mundo seguro por su sabor.


Y así, con estas súper galletas que, en palabras de mi novio "están de la hostia", os recompenso por llevar 2 semanas largas sin publicar nada. Pero no ha sido por falta de ganas ni de material!

Creo que los planetas se alinearon en mi contra o que debía de tener los chakras descompensados o el aura sucia o algo así porque no había manera de publicar!