lunes, 18 de mayo de 2015

La no trenza salada a la cerveza


¿Y por qué ese nombre? Bueno, evidentemente, como se aprecia en las fotos, la receta que os traigo hoy no tiene forma de trenza. Esa era la intención inicial, hacer una trenza, una especie de kringle salado. Pero como soy un poco torpeda y me pasé por el forro un detalle importante de la receta...pues me salió una masa que se desparramaba toda y era imposible darle forma.

Y claro, no lo iba a bautizar como "bollo desparramado a la cerveza" ;)


Pero bueno, aunque haya quedado feuchillo, de sabor está buenísimo y es ideal para llevar de picnic, ahora que por fin es primavera!

O bueno, aquí pasamos del invierno al verano de golpe y porrazo, de estar con el abrigo a tener 32ºC...¡una semana seguida! Eso es algo que aquí no pasa casi ni en agosto, así que haceos una idea de cómo estábamos de emocionados. Eso sí, esto es el norte, así que no podía durar mucho. Ni tampoco podía cambiar poco a poco. Para quitarnos esta chicharrina de encima, pasamos de tener el miércoles 33ºC a tener el jueves 20ºC...y el viernes 13ºC!! ¡Y luego dicen que no hay cambio climático!


Así que igual de momento por aquí de picnic no, pero este bollo nos sirve también para preparar una comida o cena de picoteo o cambiar la típica pizza del sábado noche por esto. Lo bueno es que lo podéis rellenar de lo que se os ocurra, podéis hacer versión vegetariana, carnivora, con productos de temporada, con lo que tengáis por la despensa... Os va a dar mucho juego.

Merece la pena el proceso, que tampoco es mucho, sólo los tiempos de levado. Tampoco necesitáis tener ninguna masadora ni nada especial, es posible hacerlo a mano fácilmente. y- lo de fácilmente lo digo yo, que incluso haciéndolo con la Kitchen Aid la lié parda...ejem!


Llevaba más de un año con esta receta fichada y muchas veces me acordaba de ella, pero siempre la iba dejando. Hasta que llegó mi Degustabox de este mes! En ella, además de un montón de cosas ricas, venían un par de botellas de cerveza San Miguel fresca. Y como el domingo anterior íbamos a ir al monte, me acordé que podía preparar esta receta para llevar en lugar de los clásicos bocatas.

Si queréis recibir la Degustabox en vuestras casas y descubrir así un montón de productos, este mes introduciendo el código BPWM9 obtendréis la primera caja por 9,99€ en lugar de los 14,99€ que cuesta normalmente. ¡Animaos!


Os dejo con la receta y no os perdáis los trucos y consejos que os doy justo después, entre otras cosas para que no os pase como a mí y podáis hacerla con forma de trenza!


TRENZA SALADA A LA CERVEZA

Inspiración: esta receta. Aunque está en italiano es muy fácil seguir el paso a paso y además tiene video.
Dificultad: cocinillas experimentados.
Tiempo de preparación: 1 hora más casi 4 sumando los tiempos de levado.
Cocción: 35 minutos.

Ingredientes 


Para el prefermento

  • 75g. de agua templada
  • 12 g. de levadura fresca (o 3g. de la seca de panadería)
  • 135 g. de harina de fuerza
  • 1 cucharadita de azúcar 

Para la trenza
  • 3 yemas de huevo
  • 1 botellín (33cl.) de cerveza (la mía San Miguel fresca
  • 75 g. de queso rallado (parmesano o el que queráis)
  •  120 g. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 400 g. de harina de fuerza 
  • sal
  • 2 latas de atún
  • aceitunas (al gusto)
  • pimientos en tiras (al gusto)


 Preparación


1.- Lo primero es preparar el prefermento. Para ello disolvemos la levadura en el agua templada y añadimos a continuación el azúcar.

2.- En un bol ponemos la harina tamizada y le añadimos la mezcla de levadura. Trabajamos los ingredientes hasta que se integren y amasamos la mezcla hasta lograr una bola de masa lisa. Lo dejamos levar en un cuenco tapado con papel film hasta que doble su volumen. El tiempo dependerá de la temperatura ambiente, pero sobre 2 horas-

3.- Batimos las yemas de los huevos junto con la cerveza y después añadimos el queso rallado y la sal.

4.- En una batidora con el accesorio de la pala (o a mano), colocamos la harina tamizada y le añadimos la mezcla de anterior. Amasamos hasta que todos los ingredientes se hayan integrado bien.

5.- Cambiamos la pala por el gancho amasador (o lo podemos hacer a mano) y vamos añadiendo la mantequilla poco a poco, no añadiendo más hasta que la anterior no se haya integrado bien en la masa. Amasamos hasta que la mantequilla se integre bien y nos quede una masa homogénea.

6.- Vamos añadiendo ahora el prefermento, poco a poco y seguimos amasando con el gancho (o a mano) hasta que se integre totalmente.

7.- Pasamos la masa a la superficie de trabajo enharinada y terminamos de amasar a mano hasta lograr una bola lisa y uniforme. La ponemos en un bol cubierto con papel film y dejamos levar hasta que doble su volumen. Más o menos 2 horas.

* yo no conseguí formar una bola con la masa porque se me desparramaba toda, así que la dejé levar tal cual.

8.- Una vez levado, cogemos la masa y la estiramos con ayuda de un rodillo, tratando de darle forma rectangular. Si lo habéis hecho bien será fácil. Si, como es mi caso, la habéis liado, tratar de estirarla lo mejor posible.

9.- Pintamos con aceite de oliva y repartimos los ingredientes del relleno al gusto: atún, aceitunas y pimientos.

10. Cerramos la masa para que el relleno quede dentro. 
* Si habéis logrado la masa adecuada, la podéis enrollar con cuidado para que no se salga el relleno. Una vez enrollada, cortáis con un cuchillo por la mitad a lo largo y seguís este paso a paso que hice aquí

11.- Colocamos el bollo o la trenza sobre una bandeja de horno forrada con papel vegetal y dejamos que haga el último levado, sobre unos 30-40 minutos.

12.- Precalentamos el horno a 180ºC y horneamos la trenza durante 35 minutos, hasta que la superficie se empiece a dorar.


Trucos / Consejos / Variaciones
  • ¿Qué fue lo que hice mal para que se me desparramara toda la masa? En la receta usa 3 yemas de huevo, pero como yo soy un poco calamar, npor no pensar qué hacer después con las claras, usé 3 huevos enteros. Y claro, la masa tenía de esta manera mucho más líquido y era muy difícil de manejar. No quise añadir más harina para no cargarme el sabor y que fuera un mazacote. De sabor y textura me quedó bien, pero no pude darle la forma.
  • podéis usar el relleno que queráis, dependiendo de los gustos o de lo que tengáis en casa. Jamón, bacon, distintos tipos de queso, verduras, frutos secos,...
  • podéis probar a usar otro tipo de cerveza. El sabor no se nota, pero le dará otro color, otros matices de sabores,...
  • echarle relleno sin miedo, que se note. 
  • le podéis dar la forma que queráis: trenza, bollo, barra, hacer bollos más pequeños individuales,...

Espero que os animéis a preparar esta "no trenza", con la forma que sea, y con el relleno que más os guste. Ahora con el buen tiempo es un picnic estupendo! Aquí de momento nos toca esperar a que vuelva a acompañar el tiempo para poder salir al campo sin riesgo de hipotermia.

Muás
Iratxe

miércoles, 6 de mayo de 2015

Galletas de mayonesa


Las mejores galletas que he probado hasta el momento...¡y mira que he probado muchas!

No, no, no, no, pero no os vayáis corriendo! Que no se me ha ido la olla ni esta es una guarrindongada de esas!


A ver, pensémoslo fríamente. ¿La mayonesa de qué está hecha? Principalmente es una emulsión de aceite y huevo, no? Bien. Las recetas de galletas, ¿qué ingredientes suelen llevar? Además de harina, suelen llevar un huevo y alguna grasa, generalmente mantequilla, pero que perfectamente puede ser aceite.

Pues si quitamos el huevo y la mayor parte de la grasa de la receta de galletas, lo podemos sustituir por mayonesa, que viene siendo lo mismo, pero además ya nos viene mezclado!


No sé, igual la explicación científica no os convence mucho...Pero puedo prometer y prometo, que el sabor de la mayonesa no se nota en absoluto. Es más, son las galletas que más me han gustado de todas las que he hecho hasta ahora...¡y mira que he hecho diferentes tipos!

Tienen un sabor espectacular, que me recuerda mucho a unas galletas comerciales pero no logro sacar a cuáles... si las probáis y os suena me lo decís! Con deciros que hice una tanda con las cantidades que os indico en la receta y al de una semana las volví hacer pero doblando la cantidad...¡y volaron!


Fiaros de mí, de verdad. Por lo menos en el tema dulce creo que soy de fíar ;) Superad ese morro torcido que se os ha puesto al leer "mayonesa" y lanzaros a prepararlas. Nadie os creerá cuando le digáis que llevan mayonesa. Eso sí, por si acaso decírselo una vez que ya la hayan probado!! 


GALLETAS DE MAYONESA

Inspiración: estas galletas del blog Kanela y Limón.
Dificultad: requete-fáciles, es unamasa muy manejable.
Tiempo de preparación: 10 minutos.
Cocción: 15 minutos.
Cantidad: 12-14 galletas.


Ingredientes

  • 40 g. de azúcar blanquilla
  • 40 g. de azúcar moreno
  • 60 g. de mantequilla fría
  • 60 g. de mayonesa fría
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 150 g. de harina
  • media cucharadita de levadura

Preparación


1.- Precalentamos el horno a 160ºC.

2.- Tamizamos la harina junto con la levadura y reservamos.

3.- Batimos el azúcar con la mantequilla y la mayonesa hasta que se forme una crema. Añadimos entonces la esencia de vainilla. Cuando se haya incorporado bien, echamos la harina, poco a poco. Lograréis una masa blandita pero que no se pega, ni al bol ni a las manos.

4.- Forramos una bandeja de horno con papel vegetal. Cogemos pequeñas porciones de masa y formamos bolitas que vamos colocando sobre la bandeja. Aplastamos un poco con la palma de la mano. No las pongáis demasiado cerca porque en el horno se expanden.

5.- Horneamos durante 15 minutos o hasta que veais que se empiezan a dorar los bordes.

6.- Sacamos del horno y las dejamos enfriar sobre una rejilla.



Trucos / Consejos / Variaciones
  • si las hacéis finitas quedarán crujientes. Si las hacéis más gordas quedarán más blanditas.
  • la receta original le añade M&Ms, pero yo las quería probar así tal cual, para ver su sabor...¡y qué sabor!
  • no os asustéis si notáis que la masa, al mezclar, huele mucho a mayonesa. Luego no se nota en absoluto.
  • la masa resultante es blanda, pero nada pegajosa. Se despega perfectamente de las palas de la batidora, del bol, de las manos,...
  • la receta original usa un poco más de azúcar, pero a mí siempre me gusta reducir la cantidad.
  • podís probar a usar sólo azúcar moreno, quedarán aún más ricas.

Espero que no os hayáis asustado al leer el título de la receta y que os animéis a prepararlas. De verdad que no os vais a arrepentir y estas galletas van a pasar a la lista de imprescindibles en vuestra cocina. Ya me contaréis!

Muás
Iratxe

jueves, 30 de abril de 2015

Mousse ligera de yogur con muesli de frutas

Un postre o desayuno ligero, fresquito y buenísimo. Además se prepara en un abrir y cerrar de ojos, con lo que no hay excusa para no probarlo!


Hace unas semanas se pusieron en contacto conmigo desde la marca Kölln para ofrecerme que colaborara con ellos. Me mandaron paquetes de avena y muesli como para una boda! Vamos, que estoy surtida para todo el año ;)

Que si avena suave, gruesa, soluble, muesli con frutas, con chocolate, con galletas,... ¡Todo un descubrimiento!


La verdad es que le estoy sacando mucho partido a todo lo que me mandaron. Yo no soy de desayunar cereales o muesli, soy más de galletas o bollos. Pero, además de usar uno de los paquetes de muesli para elaborar este postre, estoy usando la avena para hacer pan. En casa siempre hacemos el pan entre semana (con la panificadora) porque somos muy panarras, sobre todo mi chico. Y se me ocurrió que podía sustituir parte de la harina por avena...¡y menudo acierto! Queda buenísimo.

Pero tengo en mente muchas más recetas! Volver a repetir las barritas de muesli caseras; hacer gachas o porridge, que siempre lo he querido probar; repetir esta mousse de hoy; meterle muesli al pan;...


En cuanto a esta mousse ligera de yogur qué deciros! El martes aquí era un día festivo, San Prudencio, patrón de los alaveses, e invitamos a mi madre a comer al pueblo. Quería hacer un postre que se hiciera rápido, que fuera ligero después de todo lo que íbamos a comer antes y que no fuera una tarta o lo típico. ¡Y ha sido un éxito!

Además, partiendo de la mousse, la podéis acompañar de lo que queráis y hacer todas las variaciones que se os ocurran.


Pero quiero contaros cómo fue la sesión de fotos, para qué veáis qué duro es esto de ser friki-bloguero: 

Ahora que empieza el  buen tiempo, prefiero hacer las fotos en la calle por las mañanas, ya que aún le pega la sombra pero hay una luz estupenda. Estos días están arreglando el tejado de la casa de al lado y el otro día, aunque fuera festivo, ahí estaban. Yo sin acordarme, ahí que monté todo el chiringuito para las fotos y me salí con mi pijama toda pichi. Para que os hagáis una idea: pantalones de Hello Kitty y una sudadera de Snoopy. Para cuando me acordé de los del tejado ya tenía todo montado y no lo iba a quitar...¡así que me hice toda la sesión de fotos!

Claro, luego me acabaré llevando fama de la rarita del pueblo...


Bueno, no os doy más la chapa (se nota que esta semana tengo fiesta, e?) y os dejo con esta estupenda receta. Ya os digo que hice 4 vasitos para 3 que éramos y después de comernos cada uno el suyo nos repartimos el 4º porque nos habíamos quedado con ganas de más de lo bueno que está!


MOUSSE LIGERA DE YOGUR CON MUESLI


Inspiración: se me ocurrió a mi solita.
Dificultad: 0 patatero.
Tiempo de preparación: 5 minutos.
Reposo: aunque se puede consumir en el momento, queda mejor de un día para otro.
Cantidad: 4 copas.

Ingredientes


  • 2 yogures griegos azucarados
  • 125 g. de queso mascarpone (media tarrina)
  • muesli con frutas (yo usé este)
  • mermelada de albaricoque (o la fruta que queráis)

Preparación


1.- Batimos con las varillas (en la batidora o a mano) los yogures con el queso mascarpone. Tiene que quedar una textura similar a la de la nata montada, aunque algo menos firme. 
Reservamos en la nevera hasta el momento de consumirlo.

2.- Para montar las copas, colocamos una cucharada generosa de la mousse de yogur. A continuación otra cucharada (o dos) de mermelada de albaricoque o de la que tengáis/queráis. Por encima echamos un buen puñado de muesli y una pequeña cantidad de la mousse de yogur. 

3.- Decorar al gusto. En este caso, yo le puse unas gominolas de ositos porque no tenía fresas o frambuesas.


Trucos / Consejos / Variaciones
  • usando yogures azucarados y la mermelada no es necesario añadir más azúcar, pero si sois muy golosos podéis echarle azúcar a la hora de batir el yogur con el queso.
  • mermelada podéis usar del sabor que queráis o que más os guste. 
  • para hacer este postre aún más ligero, podéis sustituir la mermelada por fruta fresca. Por ejemplo fresas, frutos rojos o kiwi le tienen que ir muy bien.
  • el montaje lo podéis hacer como más os guste. Podéis poner muesli y mermelada al fondo y el yogur por encima.
  • decorar como queráis. Las gominolas quedan muy coloridas y el sabor le pega mucho. pero unas fresas o unas frambuesas le irían muy bien.
  • os recomiendo doblar o triplicar las cantidades...¡porque va a volar!

No tenéis excusa para no preparar postre: sin horno, con una elaboración más simple que el mecanismo de una pala, pocos ingredientes, ligero y sano,... Ideal para celebrar este domingo el día de la madre!!

Muás
Iratxe

domingo, 26 de abril de 2015

Bollos de patata y pasas

Y otra vez llegamos al último domingo de mes y toca participar en el Asalta Blogs, el reto más "chorizo" de la blogosfera.


Con lo tranquila que estuve yo el mes pasado porque me tenían que robar a mí! Ya se me había olvidado lo que era andar deprisa y corriendo la última semana para poder llegar a tiempo de perpetrar el robo.

Y eso que este mes tenía la receta elegida ya una semana antes de publicar! Cosa rara en mí. Pero vamos, que como siempre, no la hice hasta el viernes, fotos y editar el sábado...y esperando no meter la zarpa y quedarme sin nada porque no tengo un plan B.


El blog que ha tocado asaltar este mes no podía ser mejor: Con Un Par de Guindillas

El blog de César es ya un veterano y es justo el que me hizo la entrevista el mes pasado! La elección ha sido complicada, ya que tiene un recetario más extenso que Simone Ortega y sus 1080 recetas de cocina. ¡Qué prolífico eres, hijo!


Una vez hecha una pre-selección de sólo dos recetas (que ya es mucho resumir con todas las que tiene!), lo consulté con mi chico para que eligiera él la definitiva. 

En mi caso, es oír la palabra "queso" y se me cortocircuita todo. De hecho, consulté todas las recetas que llevaban queso como ingrediente principal; además de mirarme todas las recetas dulces, claro está. Me quedé con ganas de preparar estas galletas de queso, que eran la otra receta seleccionada, pero a Dios pongo por testigo que nunca más volveré a pasar hambre....ay no, que me lío! No era así >_<  A Dios pongo por testigo que las haré, en un futuro no muy lejano.

En el caso de mi chico, los cortocircuitos le vienen al oír la palabra "pan". Yo creo que por eso hacemos tan buena pareja, pan con queso es una combinación perfecta ;p Así que al darle las dos opciones, no lo dudó ni un segundo y me dijo que los panes de patata y pasas. Que por cierto, yo los he rebautizado como bollos porque me ha dado un poco la gana y tal.


Esta vez, y sin que sirva de precedente, he sido fiel a la receta y no le he cambiado nada! ¿Será que me estoy haciendo mayor? ¿O simplemente tenía un día poco creativo? Pues seguramente una mezcla de ambas, aunque se me ocurren varias variaciones interesantes que luego os cuento.

El resultado han sido unos bollitos muy tiernos gracias a la patata y con un sabor bastante "neutro". ¿A qué me refiero con eso? Pues a que no sabría muy bien si recomendarlos para acompañar una comida o si mejor para comerlos como desayuno rellenos de un poco de mantequilla y mermelada.

Sea como sea, os animo a que los probéis! Además no pueden ser más fáciles de preparar: no requieren de tiempos de reposo ni levados, no hay que amasar y no hacen falta trastos raros ni una mega batidora-amasadora.


BOLLOS DE PATATA Y PASAS

Inspiración: este pan de patatas y pasas de César.
Dificultad: la única "técnica" requerida es poder montar claras a punto de nieve.
Tiempo de preparación: 20 minutos.
Cocción: 20 minutos aprox.
Cantidad: 11 bollos (del tamaño de una magdalena).


Ingredientes

  • 200 g. de patatas
  • 100 g. de harina de fuerza
  • 4 huevos (separadas las yemas de las claras)
  • 2 cucharadas de azúcar moreno
  • una cucharadita de levadura
  • uvas pasas (al gusto)
  • una pizca de sal

Preparación


1.- Cocemos las patatas como tengamos costumbre de hacerlas. Yo las hago con piel y todo, unos 15-20 minutos y luego las pelo. En la receta original las pelan, trocean y luego cuecen. Sea como sea, una vez cocidas las escurrimos bien y las hacemos puré.

2.- Precalentamos el horno a 200ºC.

3.- En un bol grande mezclamos el puré, la harina, el azúcar, la levadura, las pasas y las yemas de los huevos. Lo mezclamos todo bien (yo lo hice a mano).

4.- En otro cuenco montamos las claras a punto de nieve, con una pizca de sal, hasta que estén bien firmes. El punto exacto es cuando al volcar el cuenco las claras no se caen (como os equivoquéis de punto y sí que se caigan...¡menuda putada!)

5.- Incorporamos las claras a la mezcla anterior con cuidado y movimientos envolventes para que no se bajen demasiado.

6.- Engrasamos y enharinamos una bandeja para magdalenas y repartimos la masa. A mí  me llegó para 11 bollos.

7.- Horneamos a 200ºC durante 10 minutos. Bajamos entonces la temperatura a 160ºC y horneamos durante otros 7-10 minutos (hasta que estén dorados).

8.- Sacamos del horno y esperamos un poco antes de desmoldar para que no se nos rompan.



Trucos / Consejos / Variaciones
  • es importante que la patata quede muy bien cocida y salga un puré muy blandito. Que luego nos pasa como con el león come gamba...
  • están más ricos estos bollitos si los coméis calientes o templados.
  • además de pasas, le podéis añadir, por ejemplo, nueces o cualquier otro fruto seco.
  • ya puestos a variar y para darle un toque más salado, ¿por qué no hacerlo con queso en lugar de pasas? O con trocitos de jamón, bacon,... 
  • también se podrían sustituir las pasas por pepitas de chocolate, para darle ese toque dulce. En ese caso, añadiría más azúcar a la masa.
  • en lugar de bollitos, podéis hacer un pan grande, tipo hogaza o tipo pan de molde, usando un molde grande. En ese caso, los tiempos de horneado habría que duplicarlos.

Ya veis qué fácil es hacer unos bollitos para tener recién hechos para desayunar o para acompañar una cena. Además apenas tienen materia grasa, salvo la de los huevos, ya que no llevan ni mantequilla ni aceite.

Aquí el martes es festivo, San Prudencio, patrón de Araba, y yo tengo fiesta toda la semana...yujuuuuuuuuuuuu!!!!! A ver si aprovecho para cocinar ;)

Muás
Iratxe

lunes, 20 de abril de 2015

Bizcocho de galletas de limón y avena al microondas

O cómo salir de un apuro o una visita inesperada en 10 minutos con ingredientes que siempre tenemos por casa y quedar como la mismísima Preysler ;) (la perfecta anfitriona, vamos).


Hace ya un par de años, preparé un bizcocho de galletas al microondas, muy socorrido él, y me dije que tenía que probar a hacerlo en otras versiones. Pero me pasa como con otras muchas recetas, que al final van apareciendo otras nuevas por el camino que quiero probar...y voy dejando las versiones de recetas ya preparadas "para otra ocasión".

Pero la semana pasada se me presentaron las circunstancias perfectas para, por fin, remasterizar este bizcocho: acababa de llegar de vacaciones y tenía pocas cosas por casa, me había llegado la Degustabox con un paquete de galletas de limón y otro de avena suave, quería preparar algo rico para desayunar el fin de semana y de paso me sirviera para publicar en el blog y no me apetecía mucho liarme con una receta elaborada.

¡Perfecto!


He cambiado bastante la otra receta que hice y he de decir que el resultado es buenísimo! Lo preparé una mañana y lo desayunamos la mañana siguiente. Mi miedo era que al estar hecho en el microondas se quedará muy "gomoso" o reseco, como suele pasar con las cosas que se cocinan en el microondas. Pero, ¡qué va! Estaba jugoso y tierno, igual que si lo hubiera hecho en el horno o estuviera recién hecho. 

Aunque en las fotos no se aprecia, le puse un glaseado por encima para ayudar a que se conservara mejor. Pero como no quería añadirle demasiado azúcar, quedó un glaseado de color claro que ni se ve y el dulzor justo para mantener el bizcocho jugoso pero sin empalagar. Y de paso sirvió de "pegamento" para los copos de avena ;)


Además de para vagos, esta receta es ideal si queréis preparar un desayuno especial para el desayuno pero no os apetece encender el horno porque ya empieza a hacer calor o no queréis encenderlo sólo para hacer un bizcocho.

O si se os presenta una visita inesperada a tomar café (o a comer) y no tenéis nada que ofrecerle para "que unte". En 10 minutos la tendréis lista (12, si queréis ponerle el glaseado) y con ingredientes que siempre tenemos por casa.

No os perdáis la parte de consejos y variaciones después de la receta, porque os cuento cómo hacerla apta para celíacos, cambiarle algunas cosas para que sea más sana, o más golosa, y os cuento cómo poder variarla para adaptarla a las galletas que tengáis por casa.


Por cierto, sí queréis recibir la Degustabox vosotros también y os suscribís introduciendo el código O1NPU, recibiréis la primera caja por 9,99€ en lugar de los 14,99€ que cuesta habitualmente. Pasaros por su Facebook o su Twitter si queréis saber más!


BIZCOCHO DE GALLETAS DE LIMÓN Y AVENA (MICROONDAS)

Dificultad: a prueba de torpes.
Tiempo de preparación: 5 minutos.
Cocción: 7 minutos.

Ingredientes


  • 140 g. de galletas de limón sin azúcar (estas)
  • 60 g. de copos de avena suaves (estos)
  • 100 g. de azúcar
  • 4 huevos
  • 60 ml. de leche
  • 50 g. de mantequilla
  • 1 cucharadita de levadura


Preparación


1.- Trituramos las galletas con la batidora y reservamos.

2.- Derretimos la mantequilla en el microondas (30-40 segundos) y dejamos templar.

3.- En un bol ponemos los huevos, el azúcar, la leche y la  mantequilla. Batimos con la batidora de cuchillas hasta lograr una mezcla homogénea.

4.- Añadimos las galletas trituradas, la avena y la levadura. Batimos hasta que todo se integre bien.

5.- Engrasamos un molde apto para microondas y vertemos en él la mezcla.

6.- Cocemos durante 7 minutos a 800W de potencia. Lo sacamos y pinchamos con un palillo por el centro para saber si está hecho. Si vemos que le falta, lo ponemos 30 segundos más y comprobamos. Repetimos esta operación las veces que sean necesarias hasta que se haga por completo (a mí me bastó con una sola).

7.- Dejamos templar un poco antes de desmoldar para evitar que se rompa.


Trucos / Consejos / Variaciones
  • yo le puse un glaseado muy ligero (que no se ve) que lo preparé mezclando: una cucharada de zumo de limón, una de agua y 40 g. de azúcar glas. Eché el glaseado por encima y acto seguido unos pocos copos de avena.
  • podéis preparar un glaseado tradicional, utilizando 2 cucharadas de zumo de limón y 100 g. de azúcar glas.
  • podéis usar las galletas que queráis, que más os gusten, las que tengáis por casa... Cada tipo de galleta le dará un sabor diferente al bizcocho.
  • si no queréis añadirle avena, entonces tenéis que usar 200 g. de galletas.
  • para que sea un poquito más sano, podéis sustituir la mantequilla por 60 ml. de aceite de oliva o de girasol.
  • para hacerlo apto para intolerantes al gluten, basta con usar galletas sin gluten.
  • para hacerlo apto para intolerantes a la lactosa, sustituir la mantequilla por 60 ml. de aceite y la leche por alguna leche vegetal.


¡¡Más fácil imposible!! Ya no tenéis excusas tipo "es que no voy a encender el horno sólo para eso", o "buf, es que la repostería es muy complicada", o "hacer bizcochos no se me da bien", o "no tengo una batidora de esas molonas", o "no tengo tiempo para andar haciendo un bizcocho", o "por casa no tengo ingredientes". Si no hacéis bizcocho, es porque no queréis! ;)

Que paséis buena semana, muás!

Iratxe

miércoles, 8 de abril de 2015

Mousse de queso Idiazabal con nueces caramelizadas y membrillo

Menudo nombre más largo para una receta que se sirve en vasos de chupito!! ;)


Cuando hice esta mousse de quezo azul con mermelada de pimiento ya os dije que había preparado otra versión, más típica de aquí. En casa fueron un éxito rotundo!

La idea de hacer mousse de queso me pareció tan buena que enseguida pensé que se podría hacer con otros tipos de queso. Enseguida me vino a la mente el queso Idiazabal, que es de aquí del País Vasco y que está de muerte lenta.