miércoles, 23 de julio de 2014

Polos de cheesecake con frambuesas

O lo que es lo mismo, polos de tarta de queso, para que nos entendamos todos ;)


Creo que ya os he hablado alguna vez de mi adicción a todo lo que lleva queso y al queso en general. Mi postre favorito es, y siempre será, la tarta de queso. No tiene rival que le haga sombra. Da igual lo mucho que me puedan gustar otras cosas, la tarta de queso tiene el trono asegurado.

Y me gusta en cualquiera de sus versiones: la clásica, al horno, versión helado, versión vasito, con mermelada, sin ella, con chocolate, con philadelphia, con mascarpone,... 


lunes, 21 de julio de 2014

Taller de cupcakes en el centro comercial El Boulevard

Un post rapidito y sin receta para contaros mi experiencia del viernes :)

Ya os comenté en la entrada anterior que un centro comercial de aquí de Vitoria se había puesto en contacto conmigo para realizar un par de talleres y ahora en julio y colaborar durante 2 meses con posts en su blog. ¡Qué ilusión! ^_^

Pues el viernes impartí el primero de los talleres, de decoración de cupcakes. Fue un taller muy básico y sencillito, ya que no había mucho tiempo. Pero la experiencia fue estupenda!! Pudimos practicar con la manga pastelera diferentes decoraciones y resolver dudas "reposteriles" que tenían los asistentes. La verdad que disfruté muchísimo y el tiempo se me pasó volando. ¡¡Ni siquiera pude sacar fotos!!

Así que os dejo el enlace con mi primera colaboración con su blog y ahí sí que hay foticos que sacaron :D Sí, esa soy yo :# Qué vergüenza!! ;)


Y bueno, el día 31 de este mes me queda hacer el segundo taller, mucho más veraniego: batidos y smoothies!! (que viene siendo lo mismo y tal, pero queda mucho más molón). Si sois de por aquí cerca animaos, que además es gratis y tienen aire acondicionado!! Y si sigue haciendo esta m.... de verano, por lo menos está a cubierto! Jeje.

Muás
Iratxe

miércoles, 16 de julio de 2014

Donuts con pepitas de chocolate al horno

Para darnos algún caprichillo en el desayuno y más sanos que los tradicionales donuts!


Algun@ estará ahora mismo con ganas de matarme al ver que esta receta se hace en el horno. Es más, sólo con leer la palabra "horno" os habéis puesto a sudar a mares y con sofocos.

Pero qué le vamos a hacer! Ya os dije que donde yo vivo sólo hay dos estaciones "Ostia puta, ¡qué frío!" y "Ostia puta, ¡qué calor!". Y desde que entró el verano la verdad es que hemos estado inmersos en la primera de ellas, curiosamente. Esta semana por fin parece que el verano comienza a hacer acto de presencia, a ver cuánto le dura... Por eso para mí lo de encender el horno no era un suplicio, de hecho, ha habido días en los que lo he agradecido. Aunque ya tengo ganas de sentir un poco de calor y poder preparar más helados y cositas frescas! Que dure por favor!!!!

miércoles, 9 de julio de 2014

Panna cotta de capuccino

Sí, otra panna cotta que va para el blog...¡y ya estaba tardando!


Que sí, que soy una cansa ya con las panna cottas. Que si la tradicional, que si con Baileys, que sin con ricotta, que si de turrón, que si en un huevo,... ¡Pero es que me encanta!

Sé que os he dicho también un millón de veces que es uno de mis postres favoritos. Me encanta lo fácil de preparar que es, lo suave que es, lo rápido que se prepara y, sobre todo, su versatilidad. Podéis preparar panna cotta de todos los sabores y combinaciones que se os ocurran y eso es una maravilla!

miércoles, 2 de julio de 2014

Batido de piña, mango y plátano

Un batido (me niego a llamarlo smoothie ni ninguna otra modernidad) refrescante con un punto tropical.


Parece que este año me estoy aficionando a esto de los batidos... La verdad es que son una opción muy sana para merendar o para cenar y además ayudan a tomar todas las raciones de fruta que hay que tomar al día. Porque yo sino la verdad que creo que no llego a 5 al día...¡y mira que soy de comer verde!

miércoles, 25 de junio de 2014

Bizcocho de café y cacao

Un bizcocho buenísimo, poco dulce e ideal para los chocoadictos!


No sé si os he contado alguna vez que yo vivo en una ciudad en la que realmente hay dos estaciones en lugar de cuatro: Ostia puta, qué frío! y Ostia puta, qué calor!

Entre ellas se van alternando un poco al gusto, aunque mayormente predomina la primera. La línea que las separa es realmente fina. Tan pronto un día estás achicharrada perdida pensando sólo en el helado que te vas a comer, y de repente al día siguiente vuelves a sacar el abrigo y lo único que te apetece es llegar a casa para encender el horno y tomarte algo calentito.