* Para no perderos ninguna entrada nueva, la nueva dirección del blog es Ni Blanco Ni en Botella

jueves, 7 de julio de 2016

Polos tricolor: té verde con maracuyá, yogur de melocotón y frutos rojos


Unos polos coloridos, buenísimos y además súper ligeros!! 

¿Qué me diríais si os dijera que, además, no tienen ni 5 calorías cada uno? ¡¡Perfectos para refrescarnos este verano sin dejar de cuidarnos!!


La verdad es que los polos dan mucho juego, ya que los podemos preparar de infinidad de sabores y son sencillísimos de preparar. Simplemente necesitamos un molde para polos y nuestra imaginación.

Podemos usar frutas, yogures, diferentes bebidas,... Por ejemplo, podéis preparar vuestra receta favorita de batido y luego congelarlo. Es una manera ideal de tomar fruta ahora en verano o de dar fruta a los más peques de la casa.

Si además combinamos sabores y colores, quedan de lo más llamativos y apetecibles!


Los polos que os traigo hoy tienen tres sabores: el de arriba es té verde con maracuyá, el del medio es yogur de melocotón con trocitos y el rojo es infusión de frutos rojos.

El té verde con maracuyá es de unas infusiones especiales de la marca Pompadour, que son para preparar con agua fría. Vamos, ideales para el veranito! Y lo de frutos rojos también es una infusión, que la podéis preparar en caliente y luego simplemente dejar que se enfríe del todo antes de verter en el molde.


Las infusiones frías venían en la Degustabox de este mes y me pareció una manera muy buena de usarlas. Ya que se preparan en frío, pues las congelo! ;)

Si vosotros también queréis recibir la caja Degustabox en vuestra casa todos los meses, sólo tenéis que daros de alta en su página web. Si al hacerlo introducís el código SUQS4, podréis conseguir la primera caja por 9,99€ en lugar de los 14,99€ que cuesta normalmente. ¡¡Merece la pena!! Pasaos por su Facebook, su Twitter o su Instagram para ver las recetas que comparten y los productos que os podéis encontrar.

Este mes ha venido lleno de cosas ricas: Donettes, palmera y caña de Qe!, las infusiones, Ligeresa, vinagre de módena,...


POLOS TRICOLOR


Inspiración: yo misma.
Dificultad: ultra fácil.
Tiempo de preparación: 5 minutos + 30 minutos de reposo entre cada capa.
Reposo: mínimo 4 horas.
Cantidad: 4 polos.

Ingredientes

  • 2 bolsitas de té verde con maracuyá (estas de aquí)
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 1 yogur con trocitos de melocotón (el mío era de soja)
  • 1 bolsita de infusión de frutos rojos
  • 2 vasos de agua

Preparación


1.- Ponemos a infusionar las dos bolsitas de té verde con maracuyá en un vaso de agua. Como son especiales para agua fría, no hace falta calentar ni hervir el agua.

2.- Pasados 5 minutos, retiramos las bolsitas y añadimos el azúcar. Movemos bien para que se disuelva.

3.- Vertemos el té en los moldes para polos, 1/4 del líquido en cada molde. Metemos al congelador mínimo 30 minutos.

4.- Pasado ese tiempo, sacamos del congelador y comprobamos que se ha endurecido (por lo menos que tenga una costra en la parte superior). Repartimos el yogur entre los 4 moldes y volvemos a meter al congelador 30 minutos.

5.- Ponemos a infusionar la bolsita de frutos rojos. Si es una infusión de estas frías, en agua fría sin más durante 5 minutos. Si es una infusión caliente, hervimos el agua y ponemos a infusionar 5 minutos. Dejamos que se enfríe y a continuación a la nevera para que se termine de enfriar. De lo contrario, nos derretiría la capa inferior.

6.- Comprobamos que la capa de yogur ya ha empezado a congelarse y vertemos encima la infusión de frutos rojos.

7.- Ponemos la tapa con el palito, presionando para que se clave un poco en la capa de yogur también. 

8.- Congelamos durante al menos 4 horas para que se congele bien del todo.



Trucos / Consejos / Variaciones

  • se pueden usar infusiones de las de toda la vida, las de hacer en caliente. En ese caso, infusionamos en caliente y luego dejamos enfriar en la nevera.
  • aunque en las bolsitas de té pone que no necesitan azúcar, os recomiendo que le echéis un poco, porque si no el sabor a té es fuertecillo y no pega en un polo dulce.
  • podéis usar cualquier tipo de yogur y de infusiones, jugando a combinar sabores como más os guste.
  • es posible usar bebidas ya preparadas también.
  • también podéis utilizar fruta fresca, haciendo un puré con ella y congelándola.
  • si no tenéis moldes para polos, podéis usar recipientes de yogures, por ejemplo, y clavarles un palito de madera. 

Ya veis qué fácil es hacer unos polos caseros, super sanos, ricos y refrescantes. No tienen ninguna complicación y además nos permiten jugar un montón con los sabores y los colores. ¡¡Ideales para refrescarnos este verano sin dejar de cuidarnos!! Y para engañar a los peques de la casa a tomar fruta ;)

Muás
Iratxe

lunes, 20 de junio de 2016

Bizcocho de cacao y mayonesa ligera Ybarra

No salgáis huyendo por lo de la mayonesa!!! Que no se me ha ido la olla ni mucho menos.

Y quitad esa mueca de asquete que se os ha quedado... ;)


Una vez superado el susto inicial por lo de la mayonesa, os cuento que una vez que probéis este bizcocho se va a convertir en uno de vuestros favoritos. Os va a sorprender la textura y el sabor tan rico que tiene.

Es cierto que lo de la mayonesa suena muy chocante al principio, pero si lo pensamos fríamente, la mayonesa no es más que huevo y aceite emulsionados. ¿Acaso no es eso lo que suelen llevar los bizcochos? Sólo que en el caso de los bizcochos los añadimos por separado y luego lo vamos batiendo y juntando con otros ingredientes. Si usamos mayonesa, pues ya tenemos esa mezcla hecha!


Por el sabor y olor de la mayonesa no os preocupéis, porque al mezclar con el azúcar y con el cacao, ese olor desaparece y el sabor tampoco se nota nada. De hecho, antes de que me dijeran que no podía tomar lácteos, solía preparar unas galletas de mayonesa que eran de mis favoritas...¡¡y de todo aquel que las probaba!!

Es una opción buenísima para esos días en los que queréis hacer un bizcocho y de repente os dais cuenta de que no tenéis huevos. Pues si tenéis mayonesa, ese ya no es un problema.


Hacía mucho que había visto esta receta, en libros y blogs. A la hora de ir a hacerla, me puse a mirar distintas recetas y la verdad es que hay muchas versiones de este bizcocho. Al final me quedé con esta que os traigo hoy. ya que me parece la más sencilla y la más "lógica".

Lo de lógica lo digo porque lo de usar mayonesa está muy bien para sustituir el aceite y los huevos. Pero en muchas de las recetas que ví, además de la mayonesa añadían más huevos y mantequilla...lo cual no me parece que tenga mucho sentido, ya que la propia mayonesa ya lleva ambas cosas.


Por fin me animé a hacerla al ver que en Degustabox de este mes venía un bote de salsa ligera Ybarra, que es la versión "light" de la mayonesa. Pero sirve para hacer esta receta igual-igual y reducimos de forma considerable el número de calorías.

Si queréis recibir vosotros también la caja Degustabox en vuestras casas todos los meses, sólo os tenéis que dar de alta en su página web y disfrutar de un montón de productos nuevos y ricos. Además, si introducís el código SUQS4 podréis conseguir la primera caja por 9,99€ en lugar de 14,99€ que cuesta normalmente. ¡¡Animaos!! Os dejo su enlace a Facebook, a Twitter y a Instagram para que veais más recetas e ideas.


Aquí podéis ver la textura que tiene. Es más bien un bizcocho denso, que no crece apenas, pero muy jugoso y suave.A mi me recordaba un poco a la quesada en cuento a la textura, pero con un sabor a chocolate intenso....ñam!!


BIZCOCHO DE CACAO Y MAYONESA


Inspiración: adaptado de esta receta.
Dificultad: fácil-fácil.
Tiempo de preparación: 10 minutos.
Cocción: 

Ingredientes

  • 28 g. de cacao puro en polvo
  • 350 g. de agua hirviendo
  • 160 g. de mayonesa ligera Ybarra (o la que queráis)
  • 200 g. de harina
  • 150 g. de azúcar
  • 1 cucharadita de levadura

Preparación


1.- Precalentamos el horno a 170ºC.

2.- Disolvemos el cacao en el agua hirviendo y dejamos templar hasta temperatura ambiente.

3.- Añadimos la mayonesa a la mezcla de cacao y mezclamos bien. Si veis que os quedan demasiados grumos, podéis usar la batidora (la de cuchillas) para ayudar a que se mezcle del todo.

4.- Mezclamos en un bol todos los ingredientes secos: harina, azúcar y levadura.

5.- Añadimos a esta mezcla seca la del cacao y mezclamos bien, hasta lograr una masa homogénea. Veréis que el resultado es una masa bastante líquida.

6.- Engrasamos un molde y vertemos en él nuestra mezcla. Horneamos durante 45 minutos o hasta que al pinchar con un palillo en el centro este salga limpio.

7.- Dejamos enfriar completamente antes de desmoldar.


Trucos / Consejos / Variaciones

  • podéis sustituir la mayonesa ligera por mayonesa normal, el resultado será el mismo.
  • también podéis hacer vuestra mayonesa casera.
  • si no os convence la mayonesa, se puede hacer usando 1 huevo y luego añadir aceite hasta llegar a los 160 g. 
  • a la hora de servir, podéis espolvorear con azúcar glas, con cacao o dejarlo tal cual.
  • la receta original utiliza más azúcar, 200 g., pero a mí siempre me gusta usar menos.
  • este bizcocho no sube mucho en el horno, queda más bien compacto y pero muy jugoso.

Espero que después del susto inicial, os animéis a probar esta original receta y a poner a prueba a vuestros invitado, a ver si son capaces de adivinar el ingrediente secreto ;)

Muás
Iratxe


miércoles, 18 de mayo de 2016

Magdalenas sin gluten con trozos de chocolate


No sólo son magdalenas #singluten, sino que estas preciosidades son también #sinlacteos. Y os puedo asegurar que no vais a echar de menos ninguna de las dos cosas, porque son unas de las magdalenas más jugosas, tiernas y buenas que he probado jamás.


La pena es que fueron para agradecerle el favor a una amiga y nosotros sólo pudimos catar una cada uno, por aquello del control de calidad. Ya sabéis, ser blogger implica tener que sacrificarse y catar todo lo que se cocina ;)

Pero os digo que me dieron ganas de comérmelas todas y ya le haría si eso otra cosa para devolverle el favor a esta amiga! Jajaja


He utilizado harina de arroz blanca e intgral, en una mezcla al 50%. He probado a hacerlo así y a hacer 40% blanca y 60% integral y también sale genial. Sin usar preparados sin gluten ni añadir ingredientes raros como se ven en muchas recetas sin gluten. Y el resultado es perfecto, de verdad, no echaréis de menos el trigo!

En lugar de leche de vaca he usado leche de almendras, que le aporta un toque dulce, pero es mucho más ligera que la leche de vaca y es apta para los que no pueden tomar lactosa o lácteos.

El color que tienen tan oscurito es porque las he hecho con azúcar moreno.


Los trozos de chocolate son de un chocolate negro ecológico al 73% de cacao que venía en la Degustabox de este mes. Partí las onzas en trozos con un cuchillo y los repartí por la mezcla y el resultado ha sido estupendo. Te encuentras de repente tropezones más grandes o más pequeños con un sabor intenso a chocolate que combinan de maravilla con el bizcocho de vainilla.

Si también queréis recibir la caja Degustabox en vuestra casa todos los meses, sólo tenéis que registraros en su página. Es un momentito y podréis descubrir todos los meses un montón de productos diferentes y ricos. Este mes por ejemplo venían los nuevos Bollycaos minis, cervezas Radler de San Miguel, zumos Trina, Chupa Chups, té,... Además, si introducís el código EAC5F podéis conseguir la primera caja por 9,99€ en lugar de los 14,99€ que cuesta normalmente. Podéis pasaros por su Facebook, su Twitter y su Instagram para cotillear un poco y ver cuántas recetas comparten.



MAGDALENAS SIN GLUTEN CON TROZOS DE CHOCOLATE


Inspiración: este bizcocho que publiqué en mi blog sin lácteos: Ni blanco ni en botella.
Dificultad: para torpes.
Tiempo de preparación: 15 minutos.
Cocción: 20-25 minutos.
Cantidad: 12 magdalenas.

Ingredientes 

  • 3 huevos
  • 150 g. de azúcar moreno
  • 100 ml. de leche de almendras (o cualquier otra)
  • 100 ml. de aceite de oliva suave
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta (o 1 cucharada de esencia de vainilla)
  • 100 g. de harina de arroz
  • 100 g. de harina integral de arroz
  • 1 cucharadita de levadura sin gluten
  • 100 g. de chocolate negro (yo usé una tableta ecológica al 73% de cacao)

Preparación


1.- Precalentamos el horno a 180ºC.

2.- Tamizamos los dos tipos de harina junto con la levadura.

3.- Batimos los huevos junto con el azúcar hasta que estén esponjosos.

4.- Añadimos la leche, el aceite y la vainilla y seguimos batiendo hasta que se integre bien.

5.- Vamos añadiendo poco a poco la mezcla de harinas, batiendo lo justo para que se integre. Yo hice todo el proceso con unas varillas de mano.

6.- Troceamos el chocolate de manera grosera con ayuda de un cuchillo. También podríais rallarlo, pero yo hice sin más trozos irregulares y quedó muy bien. Los añadimos a la masa y mezclamos con una espátula para que se repartan bien.

7.- Preparamos una bandeja para magdalenas con cápsulas y rellenamos con la masa hasta 2/3 de su capacidad.

8.- Horneamos a 180ºC durante 20-25 minutos. Comprobamos que están hechas pinchando con un palillo en el centro.

9.- Dejamos enfriar 5 minutos en el propio molde y a continución pasamos a una rejilla para que terminen de enfrirse.


Trucos / Consejos/ Variaciones
  • podéis usar la mezcla de harinas que estéis acostumbrados o usar harina de trigo. En total tienen que ser 200 g.
  • la leche puede ser del tipo que queráis: de vaca, de soja, de avellanas, de avena,...
  • en lugar de chocolate troceado, podéis usar chips de chocolate. 
  • a mi me gusta usar azúcar moreno, pero podéis usar del blano, panela,...
  • con la levadura (y con el resto de ingredientes también), fijaos muy bien que sea sin gluten, ya que muchas lo tienen.
  • no os asustéis si la masa os parece muy líquida, el resultado es magnífico!


Tanto a nosotros como a la receptora del regalo nos han encantado. Tanto la textura como el sabor son increíbles y no vais a notar nada que estén hechas con harina de arroz. Os animo a probar otro tipo de harinas que no sean la de trigo, aunque no tengáis problemas con el gluten, ya que vais a decubrir un montón de opciones y que funcionan de maravilla.

Muás
Iratxe

lunes, 18 de abril de 2016

Batido nutritivo: plátano, kiwi, avena y un toque de canela

También lo podéis llamar "smoothie", que suena a más molón. Pero para mí es un batido de toda la vida de dios, así que así se queda.


Mira que la fruta me encanta y los batidos también, pero no suelo tomar casi nunca. Cuando me apetece fruta la como tal cual y ya. Pero las veces que me he hecho batidos siempre he pensado lo mismo: "ayyyyy, qué cosa más buena! Ahora que hace bueno tengo que empezar a dejar el café con galletas para merendar y aficionarme a los batidos"

Y eso, ahí se queda, en una buena intención de llevar una alimentación más sana y nutritiva que mola mil...pero que luego soy incapaz de hacer.


Pero este año, después de probar este batido, me lo he vuelto a proponer. Ya os contaré a final de verano cuántos batidos me he tomado...jajaja.

Ahora en serio, son una opción buenísima para cuidarse, tomar fruta y llenarnos de vitaminas. Además podemos hacer infinitas combinaciones, aprovechando la fruta de temporada. También le podemos incluir verduras y los podemos hacer con agua, con leche, con yogur,... La verdad es que son super versátiles!

En este caso, lo he llamado nutritivo porque lleva un montón de nutrientes: potasio, fósforo, magnesio y vitamina A del plátano; vitamina C, calcio y fibra del kiwi; proteínas, fibra y hierro de la avena. Y además lo rematamos con leche de arroz con avena...¡perfecto!


Para hacerlo he usado una leche de arroz con canela de la marca Costa que venía en la Degustabox de este mes. La verdad es que a mi la leche de arroz para beberla así tal cual no me gusta, porque me parece muy aguachirri y sin sabor, por eso la suelo usar para postres, Pero esta con canela tiene un sabor muy rico, como a arroz con leche. Aunque la textura sigue siendo aguachirri medio traslúcido, las cosas como son.

Si vosotros también queréis recibir la caja Degustabox todos los meses en vuestras casas, sólo tenéis que daros de alta en su página. Si al hacerlo introducís el código 4ADOK, recibiréis la primera caja por 9,99€ en lugar de los 14,99€ que cuesta normalmente. ¡Aprovechad! Podéis pasar por su Facebook, Twitter e Instagram para enteraros de todas las novedades y ver las recetas que comparten. 


BATIDO DE PLÁTANO, KIWI, AVENA CON UN TOQUE DE CANELA


Inspiración: yo, mí, me, conmigo.
Dificultad: para torpes.
Tiempo de preparación: 5 minutos.
Cantidad: para 1-2 personas.

Ingredientes

  • 2 plátanos medianos
  • 2 kiwis
  • 1 cucharada de avena soluble
  • 250 ml. de bebida de arroz con canela (yo usé esta)

Preparación


1.- Pelamos y troceamos los plátanos y los kiwis.

2.- Ponemos todos los ingredientes en el vaso de la batidora y batimos durante unos minutos, para que no queden grumos ni trozos de fruta.

3.- Servir inmediatamente.


Trucos / Consejos / Variaciones

  • en lugar de la bebida de arroz podéis usar cualquier otra leche, vegetal o no, y añadir un poco de canela en polvo.
  • los copos de avena solubles que tengo son de la marca Kölln y están muy bien porque son para disolverlos en leche o zumos. Pero podéis usar copos de avena normales.
  • no es necesario añadir azúcar o edulcorante, ya que si la fruta está bien madura ya es bastante dulce. Pero si sois muy golosos o los plátanos están un poco verdes, podéis endulzar al gusto con azúcar o edulcorantes. También podéis usar miel.
  • aprovechad las frutas de temporada para hacer tantas combinaciones como se os ocurra, las opciones son infinitas!
  • hay que hacerlos y tomarlos, porque si no pasa lo que nos decían siempre las madres de pequeños: "Anda, tómate el zumo que se le van las vitaminas!" ;)
  • de cara al verano una muy buena idea es congelar previamente la fruta, así quedará como una especie de granizado.

Venga, a ver si esta vez sí que cumplo lo de tomar más batidos para merendar o de postre y así quito tanto dulce... Animaos vosotros también a disfrutar de los batidos o smoothies, sobre todo si tenéis niños cerca es una buena opción para que tomen fruta.

Muás
Iratxe

martes, 15 de marzo de 2016

Pan con pipas y levadura de cervza (en panificadora)

Hacía mucho que no publicaba una receta con la panificadora. Es más, llevaba un tiempo el cacharro ahí cogiendo polvo en la cocina. ¡¡Imperdonable!! Si en casa siempre le hemos sacado humo!


Pero es que este curso no sé cómo lo hacemos, que apenas comemos en casa ningún día, o si comemos, no andamos con tiempo de andar poniendo la panificadora y esperar a que haga el pan. Y eso no puede seguir así, que con lo panarras que somos, qué mejor que ponernos doblados a pan hecho en casa, aunque con trampita usando la panificadora en lugar de amasar a mano...

De verdad que, aunque últimamente le hayamos hecho poco caso, en casa le sacamos chispas a la panificadora. No es lo mismo que amasar a mano, pero sigue estando a años luz del pan que nos venden en las panaderías "normales" y ni qué decir del pan de los supermercados. Y lo mejor de todo es que se tarda sólo 5 minutos en prepararla, se programa...¡y listo! En un rato tenemos pan recién hecho, sin conservates ni congelado ni nada.


Además lo que mola es que nos permite experimentar y hacer un montón de variedades de pan distintas. Podemos probar distintas harinas, mezclarlas, añadir semillas y otros ingredientes,... Y podemos hacer tanto panes dulces como salados. Algunos ejemplos de recetas que he publicado usando la panificadora: pan de chocolate blanco, ricotta y miel; pan de cerveza, espelta y sésamo o pan con aceitunas aliñadas.

La panificadora que tengo yo tiene ya unos cuantos añitos, fue un regalo y estoy encantada. Es de la marca Moulinex, pero hoy en día es posible encontrar muchos tipos de panificadoras y por alrededor de 50 eurillos de nada!


La culpable de que volviera a dar uso a la panificadora después de unos meses olvidada fue la Degustabox de este mes. Venínan un montón de cosas ricas y dulces, como a mí me gustan....pero que yo no las podía comer. Así que cuando me puse a pensar en una receta rica para hacer y las pipas, de repente me acordé de lo mucho que nos gustan los panes con semillas y que hacía mucho que no hacíamos pan en casa.

Si vosotros también queréis recibir la Degustabox en casa, sólo os tenéis que dar de alta en su página y si introducís el código 5JKBB, recibiréis la primera caja por 9,99€ en lugar de los 14,99€ que cuesta habitualmente. Podréis probar productos súper ricos y variados, desde crema de avellanas, pan de molde, chocolate, galletas, cerveza,... Hace una ilusión tremenda cuando te llega! Podéis ver las recetas tan ricas que preparan otros blogueros en su Facebook, Twitter e Instagram.

PAN CON PIPAS Y LEVADURA DE CERVEZA

Inspiración: adaptado de una receta que viene en el libro de la panificadora.
Dificultad: ultra-mega fácil.
Tiempo de preparación: 5 minutos (a no ser que tengáis que pelar las pipas!!)
Cocción: depende del programa, apróx. 3 horas y 20 minutos.
Cantidad: hogaza de 1 kg.

Ingredientes

 

  • 360 g. de agua
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de miel
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 300 g. de harina de fuerza
  • 175 g. de harina normal o integral
  • 1 cucharada de levadura de cerveza
  • 1 sobre de levadura seca de panadería
  • pipas (al gusto) (las mías eran pipas Reyes)

Preparación


1.- Si las pipas que vamos a usar son con cáscara, las pelamos. Mejor hacerlo antes, que nos va a llevar un ratillo...

2.- Colocamos todos los ingredientes salvo las pipas en la cubeta de la panificadora, en el orden que los he mencionado. Hay que tener cuidado que la levadura no toque la sal para que no pierda su función (por eso se pone en último lugar, encima de la harina).

3.- Colocamos la cubeta en la panificadora y seleccionamos el programa de pan básico, el peso del pan (1000 g.) y el grado de tostado (si tiene esa opción). La ponemos en marcha.

4.- En el caso de la mía, a los 20 minutos pita para añadirle ingredientes extra. Añadimos las pipas.

5.- Cuando finalice el programa, sacamos la cubeta de la panificadora y desmoldamos el pan con cuidado, ya que aún quema.

 

 

Trucos / Consejos / Variaciones:

  • además de pipas, podéis utilizar más semillas y preparar la mezcla de las mismas que queráis: sésamo, lino, amapola,...
  • también podéis añadir copos de avena.
  • se puede usar harina integral para hacerlo aún más completo.
  • cada panificadora tiene su funcionamiento, así que tendréis que adaptar las cantidades o programas. Creo que programa de "pan básico" o "pan rápido" hay en todas las máquinas.
  • Cuando ya se esté horneando y le falte poco para terminar, podéis abrir la máquina, pintar la superficie del pan con un poco de agua y echarle por encima algunas pipas o semillas más.
 

Si sois de los que tenéis esa duda existencial de "comprar o no comprar, esa es la cuestión" con una panificadora, yo os animo a que lo hagáis. No sólo podéis hacer un montón de panes diferentes en casa sin necesidad de amasar y sin depender de los tiempos de levado, sino que también se pueden hacer panes dulces, bizcochos, mermeladas, amasar otro tipo de masas,... Nosotros le damos mucho uso!!

Muás
Iratxe

lunes, 15 de febrero de 2016

Crema de cacahuete casera

La crema de cacahuete es eso que le ponen a todos los sandwiches en las pelis y series americanas. Desde pequeña, siempre oía hablar de la mantequilla de cacahuete y era casi como algo de ciencia ficción, ya que aquí no se veía por ningún lado.

Hoy en día, aunque sigue siendo algo "yanki", es posible encontrarla en casi todos los supermercados.


Pero confieso que no fue hasta este verano cuando la probé por pirmera vez. Aunque hacía ya mucho que la veía en el super, era algo que me negaba a probar. No sé si por miedo a que me gustara tanto que se convirtiera en algo adictivo, o porque me parecía que esa marranada no podía ser nada buena ni sana. 

El caso es que la probé y mi primera sensación fue un poco rara: no sabía si me encantaba o si no me gustaba nada! Al final resulta que fue la primera... Es cierto que es muy empalagosa y que tiene calorías a porrón, pero también tiene todas las propiedades de los cacahuetes: ricos en proteínas, vitamina E y potasio, entre otras cosas.

La mantequilla de cacahuete es ideal para consumir este fruto seco de manera regular, pero sin pasarse. Por ejemplo, una tostadita untada con un poco de mantequilla de cacahuete al día es perfecta para conseguir energía y nutrientes pero sin pasarnos con las calorías.


Lo mejor es que hacerla en casa es súper fácil! Pero mucho, e!! Y además muchísimo más sana que las comerciales, porque las que venden casi mejor no leer la etiqueta todos los conservantes y demás cosas que llevan...

Para endulzarla aproveché la miel que vino en mi Degustabox de este mes. Venía llena de productos súper ricos, como bizcochitos, magdalenas de La Bella Easo con cereales y chocolate, rosquillas, diferentes bebidas,... Si queréis recibir la caja Degustabox en vuestras casas todos los meses, sólo tenéis que daros de alta en su página y si al hacerlo ponéis el código P5ZWN, recibiréis la primera caja por sólo 9,99€ en lugar de los 14,99€ que cuesta normalmente. Animaos!! Si queréis saber más, podéis pasaros por su Facebook, su Twitter o su Instagram.


MANTEQUILLA DE CACAHUETE

Inspiración: un libro de recetas veganas.
Dificultad: fácil a más no poder!
Tiempo de preparación: 5 minutos.


Ingredientes

  • 300 g. de cacahuetes tostados sin sal
  • 1 cucharadita de miel

Preparación

1.- Quitamos la piel a los cacahuetes si la tienen y los ponemos en el vaso de la batidora o del procesador de alimentos.


2.- Batimos a máxima potencia. En un principio se harán migas y parecerá que no va a pasar de ahí. Pero seguid batiendo, poco a poco irá cogiendo consistencia de crema muy espesa. Seguid batiendo hasta lograr la consistencia deseada de crema.

 

3.- En este punto añadimos una cucharadita de miel y batimos un poco más.

4.-Pasamos a un bote de cristal o tarro hermético y conservamos en la nevera.

 

Trucos / Consejos / Variaciones

  • al añadirle miel, la crema nos va a quedar con un toque dulce. Si la preferís salada, añadir una pizca de sal.
  • si os gusta que tenga tropezones, o sea, la versión crunchy, añadir unos pocos cacahuetes más cuando ya casi esté la crema y batir dejando trozos.
  •  también existe la versión con cacao. Para ello, sólo teneís que añadir una cucharadita de cacao cuando ya casi esté la textura de la crema.
  • es posible que cuando vayais a comer crema del bote, veais que tiene una capa de aceite encima. Es la propia grasa de los cacahuetes, que se queda en la superficie al reposar la crema. Simplemente tenéis que remover bien antes de usarla y listo.


¿Habéis visto qué fácil es? Y está buenísima, totalmente adictiva! Además mucho mejor que las comerciales sin duda. Animaos a probar!

Muás 
Iratxe